I am Article Layout


Seleccionar un perfil:

Este contenido es únicamente para inversores de tipo: Intermediario financiero y Cliente institucional.

¿Es usted un Inversor particular?

INVERSIÓN EN deuda corporativa asiática

Agosto 2021

Variedad, estabilidad y calidad: bonos corporativos asiáticos

El mercado de bonos corporativos asiático se ha convertido en una clase de activos estratégica que ofrece niveles aceptables de ingresos. Y lo que es más importante es que también tiene, en su mayoría, calificación de inversión.

Se suponía que los bonos con rentabilidad negativa eran un fenómeno temporal. Pero siete años después de que comenzaran a surgir por primera vez en toda la Eurozona, unos 16 billones de USD de valores de renta fija global siguen cotizando con rentabilidades por debajo de cero. Esto supone un problema para los inversores. Los activos generadores de ingresos pueden escasear, pero siguen siendo elementos esenciales de una cartera diversificada. Una única solución consiste simplemente en asignar más capital a bonos con una calificación inferior. Sin embargo, esa ruta no está abierta a todos. Los rendimientos de los bonos sin categoría de inversión pueden ser más altos, pero también lo es su volatilidad.

Además, muchos inversores se enfrentan a límites regulatorios sobre sus tenencias de deuda de alta rentabilidad. Quizás una solución alternativa más práctica sean los bonos corporativos asiáticos denominados en USD. Hay muchos factores que los recomiendan como posición estratégica. Para empezar, existe variedad. La clase de activos ha crecido rápidamente y ahora alberga una amplia gama de emisores que operan en todos los sectores principales. Y, lo que es más importante, se trata de un mercado principalmente con grado de inversión y que ofrece un importante repunte de rentabilidades respecto a los emisores con calificaciones similares de los mercados desarrollados. En otras palabras, el mercado asiático de bonos corporativos es demasiado grande y demasiado valioso como para ignorarlo.

Rentabilidad y variedad

El mercado de bonos corporativos en USD se está expandiendo rápidamente en Asia, con casi 850.000 millones de USD en valores negociables1. Y a medida que gana masa crítica, se está diversificando, con emisores de una amplia gama de sectores industriales, al igual que sus homólogos en los países desarrollados. Un cambio notable en los hábitos de endeudamiento empresarial ha contribuido a su crecimiento.

Los bancos han sido tradicionalmente la principal fuente de financiación para las empresas asiáticas. Pero eso ha resultado ser problemático. Los bancos han estado tomando préstamos a corto plazo en moneda extranjera y prestando a largo plazo en moneda local, un descalce de vencimientos y divisas que hace que los bancos sean vulnerables a cortes repentinos de la financiación extranjera.

Los gobiernos asiáticos, conscientes del riesgo, han presentado reformas para desarrollar mercados de bonos nacionales. Estos esfuerzos, cuyo objetivo es mejorar la infraestructura del mercado, ampliar la base de inversores nacionales y mejorar su protección, incluyen:

  • Creación de fondos de inversión y cuentas de ahorro individuales.
  • Eliminar restricciones a inversores extranjeros.
  • Creación de valores respaldados por activos y sistemas de valoración de mercado.
  • Creación de corredores entre distribuidores para que actúen como intermediarios.
  • Eliminación del límite de los importes de emisión de bonos corporativos.
  • Creación de nuevas bolsas y mejora de la gobernanza e información corporativa.

Estas medidas están dando sus frutos. Los bonos están ganando en popularidad como fuente de financiación para las empresas asiáticas. El importe total recaudado mediante bonos corporativos aumentó hasta un 4,5% anual del PIB en 2008-2017, frente al 1,6% en 1990-98, mientras que la proporción de bonos corporativos en la financiación corporativa total se ha multiplicado al menos por diez en los últimos 10 años hasta 2015, frente al peso anterior de menos del 1%2

La expansión parece que continuará. La necesidad de capital de las empresas asiáticas crecerá en los próximos años, a medida que las economías de la región forjen vínculos comerciales más cercanos e inviertan fuertemente para desarrollar capacidades en tecnología, fabricación, agricultura y recursos naturales.

Por lo tanto, los bonos corporativos, sin duda, desempeñarán un papel más destacado en el desarrollo económico de la región. Esta clase de activos no solo ofrece una vía atractiva para que las empresas locales accedan a financiación, sino que también puede actuar como recurso extra al sustituir los préstamos bancarios o la financiación de valores de renta variable en caso de que se endurezcan las condiciones de los préstamos nacionales.

Fig. 1 - Mayor calidad, mayor rendimiento

Rendimiento al vencimiento, %

Rendimientos y calificaciones de los bonos comparados

Fuente: JP Morgan, ChinaBond, Bloomberg índice Barclays Bloomberg Global Aggregate y subíndices US Aggregate. JP Morgan EMBI Global Diversified, CEMBI Broad Diversified, índice JACI Corporate a 31/07/2021.


Principios básicos

Pero una mayor amplitud y profundidad del mercado no son el único atractivo de la clase de activos para los inversores extranjeros. Sus fundamentales también exigen una mayor atención.

Para empezar, y a pesar de su expansión, la calidad de los emisores ha seguido siendo alta. La clase de activos está dominada por bonos con grado de inversión de primera categoría, que representan un considerable 70% del mercado. Además, está la rentabilidad. En un momento en el que más de 16 billones de USD de bonos ofrecen rendimientos negativos en todo el mundo, el crédito con calificación de inversión asiático destaca por el importante repunte de rendimientos que ofrece respecto a la deuda pública estadounidense de referencia. También cotiza con un rendimiento superior al de la deuda especulativa de EE.UU. (vea la Fig. 1).

Fig. 2 - Una línea de defensa: Los bonos corporativos asiáticos aguantan bien durante episodios de turbulencias

Pérdida de máximo a mínimo, por clase de activos, %

Rentabilidad máxima a mínima

Fuente: Chinabond, JP Morgan. Crisis de la deuda soberana de la UE (8 de agosto de 2011), Taper Tantrum (8 de mayo de 2013), devaluación del CNY (10 de agosto de 2015), Covid-19 (21 de febrero al 15 de abril de 2020); datos extraídos de los siguientes índices JP Morgan. índice Barclays Bloomberg Global Aggregate y subíndices US Aggregate. JP Morgan EMBI Global Diversified, CEMBI Broad Diversified, índice JACI Corporate. Todas las rentabilidades en USD.
 

La combinación de una calidad crediticia superior y mayores rendimientos ha contribuido a convertir la clase de activos en una de las inversiones de renta fija más defensivas en los mercados emergentes. De hecho, durante cada una de las principales correcciones de mercado que se han producido desde la crisis financiera de 2008, incluyendo la pandemia del coronavirus, los bonos corporativos asiáticos han resistido bien en comparación con la mayoría de las demás clases de activos de renta fija de mercados emergentes (véase Fig. 2 y la Fig. 3).
Fig. 3 - Sólida rentabilidad sin tanta volatilidad

Rentabilidad y volatilidad anualizadas, por clase de  activos de bonos, % 

Rentabilidad y volatilidad de los bonos

Fuente: Bloomberg, datos tomados a lo largo del período comprendido entre el 31/12/2009 y el 30/06/2021, y de los siguientes índices JP Morgan. índice Barclays Bloomberg Global Aggregate y subíndices US Aggregate. JP Morgan EMBI Global Diversified, CEMBI Broad Diversified, índice JACI Corporate. Todas las rentabilidades en USD. 

Hay buenas razones para creer que esto continuará siendo así.

Gestión prudente del efectivo Las empresas asiáticas tienden a tener casi el doble de efectivo en sus balances y menos apalancamiento neto en comparación con sus homólogas de mercados desarrollados. De acuerdo con JP Morgan, los emisores corporativos asiáticos con categoría de inversión tienen un ratio de apalancamiento neto de 1.4, mientras que sus posiciones en efectivo equivalen al 42% de sus préstamos totales. Esto se compara favorablemente con los emisores con grado de inversión de EE.UU., para los que las respectivas cifras son del 2.4 y del 24%.

Baja exposición a materias primas. El mercado de bonos asiáticos no es especialmente sensible a los precios de las materias primas, que pueden ser sumamente volátiles. Esto es especialmente cierto en el caso de la deuda corporativa, que tiene una menor proporción de emisores de las industrias del petróleo, el gas, los metales y la minería que los mercados de bonos de otras regiones, pero cuenta cada más con empresas de sectores dinámicos como las energías renovables y las telecomunicaciones.3

Sesgo nacional. El mercado asiático de bonos corporativos se beneficia de una base de inversores nacionales grande y estable, que representa alrededor del 80% de todos los inversores. Este grupo de inversores, principalmente institucionales, suele tener un horizonte temporal más largo y una mayor tolerancia a las fluctuaciones de las divisas, lo que contribuye a reducir la volatilidad general de la clase de activos. Por ejemplo, en Corea, las tenencias combinadas de fondos de pensiones y compañías de seguros representan casi la mitad del mercado de bonos corporativos4.

Ingresos a un precio asequible

Al ser un mercado cada vez más profundo y líquido, el crédito asiático debería representar una oportunidad atractiva para los inversores internacionales interesados en diversificar su cartera de renta fija y participar en una transformación a largo plazo de las economías asiáticas.